Archive for ‘No Quarto da Vanda’

15 abril, 2012

Pero… ¿esto es un documental?

Imagen

Vanda, Pedro y Zita en una pausa durante el rodaje de No Quarto da Vanda.

Uno de los aspectos más sorprendentes de No quarto da Vanda es la mimetización que en ciertos momentos la película consigue con la realidad de Fontainhas: sus gentes, sus rutinas. Pero una cuestión que hay que tener muy clara antes de ver el filme  es que el parecido con el documental o con una situación cotidiana es el resultado de un minucioso trabajo de construcción  que duró varios meses, y para el que los protagonistas eran perfectamente conscientes.

De hecho, la mayor parte de los  espectadores/as pudiera pensar que se trata de “puro documental” ya que, además, la película fue seleccionada en varios festivales de “lo real”, pero la realidad -valga la redundancia- es que es una película muy controlada, estéticamente calculada al detalle y, sin estar escrita como se entiende un guión tradicional, no hay ni una sola toma en la que los actores hagan algo por primera vez. Había veces en que, como Costa afirma, las escenas se rodaban en más de veinte tomas.

read more »

Anuncios
5 marzo, 2012

Aproximación a la figura de Pedro Costa.

‘’Era un espacio de muerte-sueño, entre el teatro y el coma. Tanto durante el día como por la noche, en ciertos momentos aquello se paraba brutalmente, ellas se caían de cansancio porque ya no podían fumar. Se habían fumado once paquetes de cigarrillos, cuarenta gramos de heroína, tres días de conversaciones, de gritos, dedesgaste. Y después todo se caía, yo estaba solo con dos cuerpos de chicas, a veces casi desnudas, lo que planteaba otros problemas. Muertas que, sin duda, en unos momentos se iban a reanimar. No sabía por qué fuerza, por qué hilo ellas se reanimarían y aquello volvería a empezar. Yo estaba allí, a veces dormía en el suelo, a veces en una casa un poco más lejos, a veces me volvía a mi casa, eso dependía de las noches, del olor de la heroína que yo también respiraba. Nunca lo he dicho, pero en el cuarto, con los vapores de la heroína, a veces era complicado asegurar el aspecto técnico, enterarse del menú de la cámara, la electrónica. La heroína da un poder extraordinario, te conviertes en amo y señor de todo, pero haces estupideces enormes. Me cargué muchas cosas por culpa del humo de la heroína. Compartía eso con ellas sin haber fumado, se lo dije a Vanda. Ella cree que logra hacer cosas porque está fumada y yo creo que he estropeado cosas cuando ni siquiera había fumado.’’

 De esta forma explica Pedro Costa el escenario principal de rodaje; el cuarto de Vanda en el libro Un mirlo dorado, un ramo de flores y una cuchara de plata, conversación con Pedro Costa. En este interesante trabajo editado por Intermedio, se desvelan muchas de las claves de la película, las relaciones entre los personajes, la vida del barrio, las vivencias personales y artísticas de Costa o, como en este caso, la importancia del la heroína.

read more »