PROGRAMA DE MANO NADIE SABE NADA DE GATOS PERSAS.

¿Por qué elegir una película iraní, que trata sobre el mundo de la música underground y que fue rodada en 2009 para hablar sobre la “primavera árabe”? La elección de esta película para nuestro ciclo “Resistències i Dissidències” comienza por la voluntad de ofrecer al público propuestas sugerentes, que puedan ofrecer puntos de reflexión y generar preguntas, más que tratar de explicar fenómenos complejos y cambiantes, de difícil definición. Partiendo de esta premisa, son varias las razones por las que consideramos esta película como un buen principio para nuestro mini-ciclo “Primavera Árabe.”

En primer lugar el término “primavera árabe”, controvertido en sí mismo, no deja de ser una creación de los medios occidentales para tratar de abarcar una serie de movimientos sociales en distintos países, que presentan una gran diversidad en cuanto a sus formas y reivindicaciones concretas. Sin embargo, lo que podríamos destacar como genuinamente definitorio y que dota de cohesión a estos movimientos es que, por primera vez en estos países, un movimiento de masas reclama libertades individuales, igualdad y libertad para sus habitantes. Precisamente, lo que ha conseguido convertir las revueltas en estos países en auténticas revoluciones es esta idea de libertades individuales, y de igualdad entre la ciudadanía. Una sociedad que sí comparte elementos comunes entre países (regímenes autoritarios, una situación socio-económica con grandes acumulaciones de poder y capital en un reducido número de personas) sale a la calle por primera vez a acompañar a la resistencia organizada que ya llevaba tiempo reivindicando este cambio, una transición hacia modelos más democráticos (la idea que se transmite en ocasiones de un movimiento “espontáneo”, “sin liderazgo clave” no deja de esconder una realidad muy importante, la existencia de movimientos de disidencia organizados en mayor o menor medida en los distintos países, sin cuya aportación, muy probablemente no podríamos hablar de “revoluciones árabes” hoy en día. Vale la pena recordar esto para no obviar el papel de estas personas que han arriesgado su integridad durante años, mucho antes de que se produjeran estos movimientos).

Esta gente que se echa a la calle, que milita en movimientos de resistencia a los regímenes autocráticos, que lleva tiempo haciendo política, creando, comunicando son en gran medida personas jóvenes, que han vivido siempre en esta realidad socio-económica, pero que han contado con muchos más recursos formativos que las generaciones anteriores. Son estas personas jóvenes, educadas, conectadas con el mundo, usuarias de las nuevas tecnologías (no olvidemos la importancia de internet y las redes sociales en el impulso a las revoluciones. Sin internet puede que hubieran también sucedido, pero serían distintas), pero privadas de derechos y libertades las que han dado impulso a las movilizaciones.

Y es a este sector de población, a quien tan bien representan los personajes de “Nadie Sabe Nada de Gatos Persas”. Son personas jóvenes formadas, y con referentes muchas veces occidentales, con medios, pero sometidas a imposiciones, como la de no poder interpretar música no tradicional, o en el caso de las mujeres, la imposibilidad de cantar en público. Creemos que la juventud iraní retratada en la película no se encuentra tan alejada de aquella que en 2011 se moviliza para reclamar más oportunidades, más libertades

Otra de las razones por las que consideramos “Nadie Sabe Nada de Gatos Persas” como una película ligada a la “primavera árabe” es su carácter de documento visual, la voluntad de atestiguar toda esa riqueza de creación artística que debido a motivos políticos debe darse en la clandestinidad, corriendo el permanente riesgo de desaparecer. La película fue rodada en siete meses, con grandes dificultades y pocos medios, y provocó la definitiva expulsión de Irán de su director y guionista Bahman Ghobadi. Transmite este carácter de urgencia, en ocasiones de improvisación. El guión tiene que adaptarse a los materiales recogidos, lo que indudablemente repercute en su coherencia y en ocasiones da lugar a giros argumentales un poco forzados.

La importancia de la imagen en estas revoluciones es clave. No hay más que evocar la imagen ya icónica de Mohamed Bouazizi, el joven vendedor ambulante tunecino que se suicidó públicamente en enero de 2011. Su muerte desencadenó una ola de protestas en Túnez, que se extendió por el resto de países en los que se han producido movilizaciones. Imágenes como esta han ido creando un sentir compartido entre la población de estos países tan distintos, jóvenes de Egipto se identifican con las marchas en Túnez, en plaza Tharir podían verse pancartas de “Gracias Túnez”, al igual que en Jordania y Yemen se veían otras con “Gracias Túnez y Egipto”. En la web, como un tsunami de imágenes se reproducían los vídeos caseros de las protestas, de los abusos policiales, o simplemente de las experiencias de esas personas que emprendían el camino de la acción.

Si la guerra de Irak supuso un cambio en la cantidad de imágenes que se generó, en la obsesiva documentación del conflicto, la “primavera árabe” es una explosión de imágenes, en su mayoría generadas por las propias personas participantes en ella.  En países con una fuerte censura, es clave la generación independiente de imágenes que no sólo atestigüen el conflicto, sino que además contribuyan a crear un discurso colectivo. Imágenes propias que representen a esta colectividad que no se ve reflejada en los medios oficiales, una imagen para una nueva identidad en los países árabes.

Dada la juventud de estos movimientos, las imágenes generadas se encuentran aún en forma de materia prima. No se ha dado el paso aún en muchos de estos países de pasar del reportaje a la creación, de documentar a crear. Por ello, son aún pocas las películas que hablen realmente de las revoluciones en los países árabes. “Nadie Sabe Nada de Gatos Persas” no deja de ser un híbrido, entre este documentar y el crear, pero aún así nos parece bastante acertada en cuanto a su forma de hablar de una realidad existente, digna de ser recogida. Una vez más en nuestro ciclo, elegimos una película mixta, que juego con lo documental y con la ficción, al igual que lo hacen las tres anteriores películas del mini-ciclo “Ciudad Líquida”.

No es esta una película característica del cine iraní, ni siquiera responde a la trayectoria cinematográfica de Ghobadi, cuyas anteriores películas si se pueden encuadrar dentro de esta tradición cinematográfica. Debido a la estricta censura en Irán algunos cineastas crean un lenguaje  poético e inspirado en la realidad cotidiana que les permite sortear la censura, y que afortunadamente ha permitido el gran desarrollo del cine en Irán, y la producción de grandes películas que han llegado al público internacional. El rodaje de “Nadie Sabe Nada…” coincidió con las elecciones presidenciales de junio de 2009, que llevaron a Ahmadinejad a la presidencia y que dieron lugar a una fuerte contestación. Tal vez, llevado por este espíritu de movilización popular Ghobadi decidió grabar esta película, rápida, contestataria y en cierta medida más apegada al cine occidental (y a la estética del videoclip) que al cine iraní más conocido.

Y si, es una película de denuncia, con las paradojas que ello puede conllevar al proceso de creación artística. No es una película para mover simplemente a la reflexión, para dar a conocer una situación dramática en un país exótico, en esta película se busca hablar al público, que simpaticemos con los protagonistas, que entendamos lo injusto y absurdo de la prohibición que les impide seguir creando y comunicando, y que nos indignemos con ellos. De nuevo, nos parece una película que pese a sus evidentes defectos, tiene la gran virtud de no dejarnos con la sensación de impotencia, de desesperanza y desasosiego, sino con la idea de que a pesar de todo, sigue habiendo “gatos persas” que desde la clandestinidad crean, disienten y comparten.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: