Programa de mano de Exit through the gift shop.

Desde donde alcanza nuestra memoria, el arte ha sido siempre un vehículo mediante el cual las personas han expresado su relación con el mundo, han plasmado su belleza y sus costumbres, pero también sus horrores, ha sido motor de denuncia y de cambio social.

Durante la segunda mitad del pasado siglo XX, el arte ha sufrido transformaciones de forma y de significado poniendo en jaque muchas de las concepciones institucionales y, en numerosas ocasiones, se ha centrado en provocar reacciones sociales que, unidas a un momento de quiebra del llamado “estado de bienestar” y a una profunda crisis de valores, han convergido en formas artísticas como el Street art, un arte concebido para los transeúntes y cuya concepción tiene un marcado carácter vandálico (dicho de otra forma, tipificado como delito) pero que en muchas ocasiones ha acabado siendo considerado un símbolo de estatus social entre los coleccionistas más vanguardistas.

Exith through de gift shop es una película que abre varios debates entorno al arte, de hecho, uno de los más importantes es, precisamente, el debate entorno a la mercantilización de una forma de expresión callejera y contestataria que se estaba convirtiendo en el movimiento Contracultural más importante desde la llegada del punk. También encontramos la cuestión entorno a la imposibilidad de muchos artistas de acceder a los circuitos artísticos oficiales: “Empecé a verlo como una galería de arte en la calle” Mr. Brainwash (Terry Guetta). Pero sin duda, la razón principal por la que Resistències i Dissidències ha incluido este film en la trilogía “Ciutat líquida” es la importancia de la transformación de los espacios conocidos como No lugares, espacios sin memoria construidos sobre las memoria de otros, que mediante la apropiación de sus muros por parte de sprays y plantillas, desafían el frío concepto de barrio dormitorio, de periferia hasta posicionarse incluso en lugares emblemáticos visitados a diario por millones de personas, símbolos ya de una cultura del fast food, del turismo exprés, lugares que han perdido ya todo significado cultual para convertirse en símbolos de masas, como la torre Eiffel o la cara del Che.

 Además, estos fenómenos en un principio creados para ser efímeros (o líquidos) podían llegar a convertirse en eternos gracias a la llegada de internet y de las redes sociales, convirtiéndose así en imágenes capaces de incidir en las mentes de personas de todo el mundo por mucho que fueran tapadas o borradas al minuto de haberse realizado. Bastaba con que alguien lo captara.

 Por ultimo, Exit through the gift shop ha interesado a Resistències  porque, al igual que otras películas que hemos programado (Ressources humaines, No cuarto da Vanda, Sol de Amparaes…) explora las fronteras de la ficción y del documental, utilizando formas de realización cercanas al documental e incluso actores no profesionales pero con un contenido muchas veces más cercano a la ficción, obligando al espectador/a a plantearse constantemente los límites de la realidad.

Roser Colomar Palazón


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: