Pero… ¿esto es un documental?

Imagen

Vanda, Pedro y Zita en una pausa durante el rodaje de No Quarto da Vanda.

Uno de los aspectos más sorprendentes de No quarto da Vanda es la mimetización que en ciertos momentos la película consigue con la realidad de Fontainhas: sus gentes, sus rutinas. Pero una cuestión que hay que tener muy clara antes de ver el filme  es que el parecido con el documental o con una situación cotidiana es el resultado de un minucioso trabajo de construcción  que duró varios meses, y para el que los protagonistas eran perfectamente conscientes.

De hecho, la mayor parte de los  espectadores/as pudiera pensar que se trata de “puro documental” ya que, además, la película fue seleccionada en varios festivales de “lo real”, pero la realidad -valga la redundancia- es que es una película muy controlada, estéticamente calculada al detalle y, sin estar escrita como se entiende un guión tradicional, no hay ni una sola toma en la que los actores hagan algo por primera vez. Había veces en que, como Costa afirma, las escenas se rodaban en más de veinte tomas.

Un ejemplo de ello es una de las escenas aparentemente más espontáneas de la película;  la escena en la que Zita y Vanda cuentan el suceso con el caldo Knorr; siendo un hecho verídico, fue repetida hasta lo absurdo, sacando a las hermanas un entrañable y ácido sentido del humor. El hecho de repetir las tomas un gran número de veces va mucho más allá, no es una elección meramente estética o práctica, sino que entraña importantes razones humanas. Algunas de las escenas más importantes de la película fueron grabadas con meses de distancia entre la primera y la última toma dada la complejidad del tema tratado o bien la falta de confianza con el realizador. Los actores, al repetir una escena de hacía seis meses, no se acordaban a la perfección de cómo la habían recitado la primera vez, siendo ese punto de ficción-realidad el que interesaba al realizador portugués. La improvisación derivada de intentar reconstruir un hecho y la naturaleza verdadera del mismo, transformaba la escena en algo distinto, más maduro. No es un guión, no es un recuerdo.

Un maravilloso ejemplo de la distancia temporal entre una toma y otra es la escena en la que Pedro, el chico que vende flores, conversa con Vanda en su habitación. Tras la muerte de Geny, la compañera sentimental de Pedro, Costa quiso incluir el lamento de esta pérdida de los labios del florista. De la primera toma a la última pasaron seis meses; la primera se realizó el mismo día en que Geny murió, pero cuando en el film Pedro el florista anuncia la muerte de Geny, ésta ya llevaba seis meses muerta, y la escena está compuesta por tomas separadas por esta significativa distancia. “Fue necesario que pasara ese tiempo para mí, para encontrar el valor de esa imagen, y para ellos, para encontrar cómo decir eso. A veces hacemos idioteces por querer captar una situación en vivo”, afirma Costa.

Encontrar el barrio de Fontainhas y, tras haber pasado por Ossos, realizar No quarto da Vanda rehusando los modos de producción y rodaje comerciales, supone para Costa un cambio de sentido, un camino por Fonainhas que culminaría en Juventude en marcha. Este recorrido a través del barrio y de sus gentes, tiene como preocupación principal aquella de huir del concepto estandarizado de documental, de personajes encajonados en la categoría de drogodependientes, de mostrar la vida degradante de un barrio que está siendo destruido. En definitiva, huir de satisfacer la curiosidad antropológica para ir más allá del simple mostrar. “No me gusta el documental. Creí en mí, creí en Vanda, creí en el cine. Cuando estaba en el barrio no me decía que iba a denunciar, ni a mostrar cómo viven. Sentí un shock  plástico y seguí esa intuición… lo confieso”.  Pedro Costa, Un mirlo dorado, un ramo de flores y una cuchara de plata.

Roser Colomar Palazón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: