Aproximación a la figura de Pedro Costa.

‘’Era un espacio de muerte-sueño, entre el teatro y el coma. Tanto durante el día como por la noche, en ciertos momentos aquello se paraba brutalmente, ellas se caían de cansancio porque ya no podían fumar. Se habían fumado once paquetes de cigarrillos, cuarenta gramos de heroína, tres días de conversaciones, de gritos, dedesgaste. Y después todo se caía, yo estaba solo con dos cuerpos de chicas, a veces casi desnudas, lo que planteaba otros problemas. Muertas que, sin duda, en unos momentos se iban a reanimar. No sabía por qué fuerza, por qué hilo ellas se reanimarían y aquello volvería a empezar. Yo estaba allí, a veces dormía en el suelo, a veces en una casa un poco más lejos, a veces me volvía a mi casa, eso dependía de las noches, del olor de la heroína que yo también respiraba. Nunca lo he dicho, pero en el cuarto, con los vapores de la heroína, a veces era complicado asegurar el aspecto técnico, enterarse del menú de la cámara, la electrónica. La heroína da un poder extraordinario, te conviertes en amo y señor de todo, pero haces estupideces enormes. Me cargué muchas cosas por culpa del humo de la heroína. Compartía eso con ellas sin haber fumado, se lo dije a Vanda. Ella cree que logra hacer cosas porque está fumada y yo creo que he estropeado cosas cuando ni siquiera había fumado.’’

 De esta forma explica Pedro Costa el escenario principal de rodaje; el cuarto de Vanda en el libro Un mirlo dorado, un ramo de flores y una cuchara de plata, conversación con Pedro Costa. En este interesante trabajo editado por Intermedio, se desvelan muchas de las claves de la película, las relaciones entre los personajes, la vida del barrio, las vivencias personales y artísticas de Costa o, como en este caso, la importancia del la heroína.

El cine de Pedro Costa (Portugal, 1959) es una interesante y compleja propuesta cinematográfica que combina la influencia de los grandes maestros del cine clásico con el profundo compromiso político y con una propia forma de ver y entender el cine, alejado de los estándares de la representación y de las formas de producción comercial. Esto, sumado al giro estético y narrativo que sufre la carrera del realizador portugués a partir del conocimiento del barrio portugués de Fontainhas, el cine de Costa se establece como una de las figuras de referencia en el panorama de la cinematografía contemporánea.

Enmarcado en lo que muchos críticos sesudos llamaron novo-cinema, ha sido uno de los pioneros en utilizar el vídeo digital repensando una la relación del cineasta con el concepto de rodaje, implicándose con el espacio hasta llegar a hacernos creer que lo que vemos es una porción de vida, jugando con los límites de la realidad y la ficción y poniéndonos en cuestionamiento el género documental, límites que desde Resistències i Dissidències hemos querido explorar. Sus imágenes se acercan a la construcción y a la veracidad de tal modo que estos opuestos acaban uniéndose en películas como No cuarto da Vanda, segundo film de una trilogía protagonizada por Vanda Duarte y las gentes del barrio lisboeta de Fontainhas, que empieza por Ossos y termina con Juventude en Marcha, íntimamente relacionada con No quarto da Vanda.

Por otra parte, si antes mencionábamos la presencia de los clásicos en su trayectoria fílmica, no hay que olvidar que el cine de Costa está tremendamente influenciado por la figura Ozu así como por los realizadores Straub y Huillet en cuanto a la combinación de la pasión estética y la cuestión política, y tanto es así que muchos de los planos de Vanda nos remiten directamente a estos realizadores (figuras que sugerimos conocer para entender mejor el cine de Costa). El realizador portugués se nutre, también, de una interesante tradición y presencia del punk setentero y un poso post revolucionario derivado de la Revolución de los Claveles del 25 de abril del 74, que supuso final de la dictadura fascista de Salazar. Esta interesante y arriesgada combinación de factores e influencias cinematográficas, conforman una mirada especial, un cine que, como el mismo Costa define está Hecho para ser cerrado, cuyos personajes comparten con él el gusto de aislarse, como los más míticos protagonistas del Western que necesitan la soledad para completarse a sí mismos, que encuentran la realidad en la huida y en la permanente construcción.

En cuanto a la realización, sus películas están caracterizadas por el uso habitual de planos fijos que cambian sus texturas gracias a un minucioso trabajo tanto de iluminación como de uso del fuera de campo, ya sea espacial (acciones que tienen lugar al margen de la pantalla pero que están presentes en el sonido y en las reacciones de los personajes en cuadro) o temporal (conocemos un hecho porque los personajes nos lo cuentan a modo de recuerdo). Con estos sencillos mecanismos llegamos a conocer no sólo a Vanda, a Zita, a Nuhurro o a cualquier personaje de la película, sino también la vida cotidiana del barrio, el devenir de Fontainhas siendo testigos de su destrucción física, de las demoliciones, de la pérdida de muchas identidades. Y todo esto casi sin salir de esas cuatro paredes color verde.

Para acabar con este esbozo, cabe destacar la construcción de la luz que, como apuntábamos líneas arriba, es un elemento fascinante de las películas de Pedro Costa. “Omitir para mostrar” podría ser una máxima interesante y reveladora de lo que entiende el realizador portugués a cerca del tratamiento y simbolismo de ésta. Para ser un poco más concretos, durante el rodaje de No quarto da Vanda, se jugó con la luz natural añadiendo espejos y usando técnicas fotográficas que acentuasen las tonalidades verdes y rojas. Así pues, como Vampyr de Dreyer, Vanda es una película que parece estar iluminada por los personajes, la luz parece emanar de sus cabezas, de los objetos, más que de lámparas o de técnicas de post-producción. Es, de hecho, el tratamiento de la luz lo que le da a Vanda una carga de ficción que roza lo idealizado y que convierte la mayoría de sus planos en una especie de retratos costumbristas. Estas fotografías animadas definen a la perfección lo que para el realizador portugués compone la realidad, entendida no como un estado, sino como un proceso que inicia el director/a recogiendo sus impresiones mediante la cámara y finaliza el espectador/a recomponiendo e interpretando los mensajes, de manera que al final ésta acaba pareciéndose más a un trabajo colectivo que a una mirada unidireccional.

Pero el cine de Costa no fue siempre así. Hicieron falta tres películas como llama Costa demasiado cinéfilas para que el realizador portugués virara su rumbo hacia un cine alejado de la producción jerarquizada, donde parecía haber más ficción de tras de la cámara que delante de ésta. La realización de un cine organizado bajo los tiempos de una productora y con un guión previamente escrito e interpretado por una serie de actores, pronto chocaron con la idea de Costa a cerca del cine y de sus significados.  De hecho, No quarto da Vanda se rodó después de que el realizador pasara más de un año y medio yendo al barrio, estableciendo lazos de complicidad con los actores, lazos que se reflejan en la película y sin los cuales ni siquiera Juventude en marcha hubiese sido posible. De hecho, Pedro Costa pasó el tiempo suficiente en Fontainhas después del rodaje de Ossos como para que saliera de la propia Vanda la iniciativa de ir a su cuarto y grabar esta película.

“No creo en los actores, no creo en los personajes. Creo en las personas, en Vanda, en Ventura, en mí. Nunca pensé en un personaje que ellos pudiesen interpretar, son ellos los que decidieron hacerse personajes. Se volvieron exteriores a ellos mismos y empezaron a buscar la memoria de la gente que conocían, su madre, su padre. Para mí un personaje es la concentración de muchas personas en una sola.”

Un mirlo dorado, un ramo de flores y una cuchara de plata.

Roser Colomar Palazón

Anuncios

One Trackback to “Aproximación a la figura de Pedro Costa.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: